martes, enero 24, 2006


Querido diario:
Quizá la aparente calma que se respira en estos primeros días de la alianza, no sea más que una representación de las tensiones internas en el seno de la misma.
Me había parecido oír que el líder de la alianza iba a ser un puto pirómano honorable miembro de la casa flambeaou, pero todavía no se ha dejado ver por aquí. Incluso se había dicho que un puto loco miembro de la casa criamon, nos honraría con su presencia. Algo ha debido retrasarlos, espero que no se lo hayan fumado todo sea nada grave.
Mientras tanto sigo aquí, encerrado con una amante de los duendes merinita, en este frío tugurio, y rodeado de estos ruidosos grogs que impiden mi siesta concentración en el estudio. En fin, creo que mis anquilosados miembros bien se merecen un descanso.
Sin otro particular,
Khâlid el Tuerto.